VoIP: MPEG LA cede a Google el uso de VP8 sin restricciones

Siguiendo en la linea de profundizar dentro del mundo de los estándares de codificación de vídeo  vamos a tratar un tema de reciente actualidad que ha surgido a raíz de una noticia por parte de la empresa MPEG LA LLC. Desde hace varios meses, ha existido una disputa en cuanto al códec VoIP VP8, se refiere motivada por la empresa MPEG LA. Esta se encarga de gestionar las patentes de varios estándares como MPEG-2 y MPEG-4 y detectó que el código fuente del mismo violaba ciertas patentes específicamente relacionadas al MPEG-4.

Empresa MPEG-LA VoIP

Como bien sabemos Google se apropió del códec VP8, y liberó su uso dentro de su afán de “liberalizar” todos los sistemas dentro de la web. Esto con idea de promover mas el uso de software no privativo. Hay que entender que pese a que hemos estado haciendo gala de los nuevos lanzamientos, entre H.265 y VP9, la mayoría de los desarrollos van orientados a la utilización de códecs que sean libres. Esto ocurre con el caso de OPUS para el audio, y VP8 para el vídeo y ya se esta dando en tecnologías como WebRTC según vimos en el anterior articulo.

Y justamente esta es una de las discusiones que los propietarios de los tres principales navegadores vienen teniendo de un tiempo atrás (Microsoft, Mozilla Foundation y Google) en cuanto a que códecs deben soportar este nuevo sistema VoIP: WebRTC.

El futuro de WebRTC y la VoIP en navegadores

Hasta la fecha se ha demostrado que VP8 es bastante viable, especialmente en términos VoIP, lo cual indica que es probable que este códec sea mucho mas indicado para se llevado adelante como ha podido verse a través de estos hitos.

  1. Hacer que VP8 este disponible, con una licencia de software lo suficientemente integra y potente como para no sufrir estas “disputas” con otras patentes ya existentes.
  2. Seguir innovando y mejorando el codec VP8 (VP9) pero siempre orientado al modelo de software libre.
  3. Disponer también de un producto libre de patentes para los Sistemas embebidos tipo SoC y disponer de las esquematicas RTL para al menos 50 SoC diferentes.
  4. Construir herramientas VoIP disponibles basadas en WebRTC sobre el códec VP8 para todos los usuarios de la web.
  5. Seguir manteniendo la interoperabilidad VoIP entre VP8 y Opus, en conjunción a otras fundaciones como la de Mozilla con su navegador Firefox.
  6. Introducir un sistema usable WebRTC dentro de los navegadores móviles corriendo Android.

Y también se plantean dos nuevos hitos para conseguir la máxima estabilidad de este códec cara a un futuro próximo.

  1. Enviar el codec VP8 a la ISO SC29/WG11 (MPEG) lo antes posible para su estandarización.
  2. Seguir invirtiendo tiempo y recursos para conseguir mejores acuerdos con MPEG LA para evitar posibles conflictos en el desarrollo del códec futuros.

Todo ello con el fin de alcanzar una mayor homogeneidad en cuanto al sistema WebRTC se refiere y los desarrolladores puedan trabajar con mayor tranquilidad sabiendo que su sistema no va a ser perpetrado en un futuro por culpa de las licencias y patentes.

Después de todo esto aquí hay una última reflexión que me llama bastante la atención. Considerando que la mayoría de las aplicaciones de software privativo (en este caso tampoco se salva el mundo VoIP), no disponemos el código  realmente no podemos entender a nivel interno como funcionan. La mayoría de estas aplicaciones, tienen múltiples patentes, entre las que se incluyen, algoritmos, GUI, comportamientos, etc. Esto quiere decir, que puede ser que mientras que estemos desarrollando algo parecido, podamos estar infringiendo una de todas esas patentes sin saberlo, debido que el código en si no esta publicado, y localizar la patente a la que hace referencia un código desconocido puede ser una tarea altamente compleja.

Y justamente todo lo comentado en este articulo surge a raíz de uno de los grandes problemas de las patentes. Hoy en día  sea cual sea la ocurrencia que tengamos, existe un 99% de posibilidades de que ya se le haya ocurrido a otro, y otra alta probabilidad de que ya este patentada, con lo cual tenemos que entender el riesgo que esto supone especialmente cuando al final, conseguimos llegar a algo con nuestro desarrollo y posiblemente tras mucho esfuerzo, este pueda resultar en balde.

De aquí me surgen dos cuestiones:

  • ¿Hemos diseñado un sistema que de alguna forma simplemente limita la “recreación” en virtud de que primero en llegar es el dueño definitivo incluso por medios difusos?.
  • ¿Esta suponiendo esto una perdida de tiempo para mucha gente dado que no pueden permitirse el alto coste de tener que investigar antes de dar cualquier paso en falso?.

Deja un comentario